El aire que deploro

 

El aire que deploro

 

La calle estaba oscura.

Los alimentos comenzaron a heder

en estado de putrefacción.

Las cucarachas escapaban de las alcantarillas.

y las cloacas desbordaban pus y miedo.

Llegaron los policías, dijeron

Boom boom

y recogieron las evidencias.

Los ruidos se desplegaron

en el aire que deploro;

al fermento de grilletes y de esposas

adiestraba con su modo hierático y ronco

el canto ancestral de sumisión y venganza.

El desalojo era total

en la marchita madrugada periférica.

La redada había sido un éxito.

Los sargentos fueron ascendidos.

La paz restablecida.

Las jeringas esterilizadas.

No quedaba un solo vestigio de banquete

sobre la faz de la tierra.

El destino de la escoria fue una incógnita.

El poder omnímodo anunciaba el descubrimiento

de una nueva droga

para controlar el apetito.

 

 

 

De mi libro CETRERÍAS O CORDERO DE DIOS

 

 

casa

 

¿Te aburriste de llamarme?

Un amigo me recordó hoy este sonetillo que debe tener casi 20 años

¿Te has ido? ¿Te aburriste de llamarme?

Me dejas con el alma hecha pedazos,

mi vida se termina en otros brazos.

Es hora de la paz y del desarme.

 

Verás, amor, no hay modo de educarme,

me tientan más caricias y regazos

que cuernos de los toros, ramalazos

que enemigos crüeles van a darme.

 

Me pondré mi bombín en la cornisa,

la ironía y la calma en el pescante,

y saldré con disfraz estrafalario.

 

Tu aliento y tu palabra son la brisa

de aire del fumador contaminante.

¿Me prestas un ratito tu vestuario?

 

 

 

 

Gracias, Javie,  por este ratito de gloria.

guiomar
Antonio Machado y Pilar de Valderrama (Guiomar)

Esa mujer no me quiere

ESA MUJER NO ME QUIERE

Regalé este poema a un amigo cuyo amor no era correspondido por mí.  

 

 

 

 

Esa mujer no me quiere.

Lo he intentado todo.

He cambiado de perfume,

de peinado, los hábitos;

me he vestido

como su dandy favorito.

Esa mujer no me quiere.

Ella espera a un príncipe azul.

Me olvidé de la rana

que fui en los charcos del pasado.

Le envié flores rojas,

postales amarillas,

bombones de licor

rellenos de granadina.

Esa mujer no me quiere.

Entremezclé mis caricaturas

en sus paquetes de caramelos.

Le regalé la luna

con cuentagotas.

Le escribí cartas de amor,

de odio,

de informaciones varias,

en cursiva, en gótica, en imprenta,

colgué anónimos mensajes

en sus ventanas

y silencios

porque le recordaran mi nombre,

y se dibujara en sus labios

la sonrisa.

Esa mujer no me quiere.

Fueron inútiles los versos pasionales

y la acústica instrumental.

Le fui fiel por naturaleza,

infiel por darle celos,

arañé a golpes el portal de su cuarto,

dejando diabólicas cicatrices

en la madera.

Esa mujer no me quiere.

Caminé por las cornisas.

Malvendí mis caprichos

al viento de agosto

por seguirla.

Le enseñé groserías

a su loro americano.

Leí los libros de su biblioteca.

Esa mujer no me quiere.

Soy alto, joven, guapo y elegante,

según dicen.

Hago deportes. Tengo un gran empleo.

Meneo las caderas al bailar.

Un buen partido.

Esa mujer no me quiere.

Me lo ha dicho mil veces.

-No te quiero.

-No te quiero.

-No eres para mí.

-Vete.

Le compré un anillo de brillantes,

que rechazó sin sorpresa

ni compromiso.

Perdí mis ahorros por ir tras su pastura.

Me arrastré a sus pies, por los países,

me subí a su cima

y naufragué en sus huracanes.

Esa mujer no me quiere.

Muchas bellas mujeres

me adoran,

me asedian expectantes,

me acarician el cuello

con ternura o lujuria.

Muchas bellas,

no tan bellas,

muchas maravillosas mujeres

rubias o morenas,

bajan mis pantalones

con los dientes,

con sensual desparpajo,

me susurran palabras

que guardaré solamente para ella,

la que no me quiere,

para su estéril corazón de arpía…

porque esa mujer,

damas y caballeros aquí presentes,

no me quiere ni me querrá jamás;

pero yo la quiero

y no puedo olvidarla

ni por un minuto.

 

 

Lu

afluencias

Afluencias

 

 

 

Recalar en  la orilla

con el pie firme

de los que ignoran

que el camino

está  sembrado de afluencias.

 

 

 

De la serie 7 poemas de la ausencia, publicados en Cetrerías o Cordero de Dios

afluencias

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Persevere and you´ll succeed

Persevere and you´ll succeed

 

It falls

It falls

It falls

and fell

 

I hush

 

 

Esta traducción de mi poema Persevera y triunfarás guarda métrica, ritmo y sentido. No mantiene en cambio la semejanza fónica de caer y callar.

De momento, no encuentro una palabra mejor que hush. Admito opiniones y ayuda lingüística si corresponde.

 

 

 

Persevera y triunfarás

 

Publico, por primera vez y por redes sociales, el que considero, después de haber escrito alrededor de dos mil poemas, el mejor, más representativo, el que me hace sentir satisfecha y orgullosa si quieren, de haber concebido, como una nube que atrapamos cuando soñamos con escribir algo y cuyo fantasma nos persigue y que rara vez llega a alcanzarnos.
No existe escritor en verso o en prosa que resista una obra completa. Lo sabemos. Si sobreviven más de 5 o 6 poemas nos podemos considerar dichosos. Si son algunos más, estaremos sentado en el pedestal de los grandes.
Ignoro si si estaré en ese sitio privilegiado, nadie sabe nunca qué será de su obra, aunque personalmente opine que lo envidiarían Homero, Dante o Lorca.
Después de más de 25 años de indagación, estudio, prueba y error logré sintetizar mi pensamiento filosófico, lírico-musical y humanístico.
Muchos de mis queridos y queridas poetas se van a sentir decepcionados. Van a pensar que no es una obra maestra.
¿Desde cuándo interesa al poeta la opinión del mundo circundante por muy letrados que sean los juzgadores?
Buscarán algún antecedente inspiracional. No se esfuercen. No lo encontrarán. A veces reconozco padres (y madres) en poemas completamente originales y auténticos, y es frustrante aunque supere el estándar. No es este el caso.
¿Quién no quisiera haber escrito “partió de mí un barco llevándome”, “me ilumino de inmenso”, “una rosa es una rosa es una rosa”. “extrae un piojo de su axila, mátalo”, “vendrá la noche y tendrá tu ojos”, “quien lo probó, lo sabe”?
La simpleza y complejidad de los versos me exime de responder cualquier tipo de agravio o acusación.

“He destruido frases y ritmos y alusiones literarias y todas las demás tonterías de ese estilo para llegar al meollo del problema de la comunicación de intuiciones. Si la comunicación es perfecta las palabras tienen vida, y eso es todo lo que se necesita para una buena escritura, poner en el papel palabras que bailen y lloren y hagan el amor y luchen y besen y realicen milagros.” (Gertrude Stein).

En la austeridad y silencio de un facebook controlado y supervisado por la ciberpatrulla de la dictadura argentina, ahora sí, comparto el poema prometido:

Persevera y triunfarás

Se cae

Se cae

Se cae

Y se cayó

Yo callo

 

 

lucia martes 7

Cuidadito

Cuidadito

Cuidadito.

Cuando hablen mal de los abogados

exacerba tu cautela.

Ponte en guardia.

Estás escuchando la voz del demonio.

Dios fue el primer abogado de esta Tierra,

el gran letrado universal que conquistó la palabra

y nos la dio sin evasivas ni pretextos.

Su poder ubicuo nos dotó de la primera Ley

con los diez mandamientos obligatorios.

Su sabiduría impregnó el horizonte

de ansias de Justicia.

Su mano generosa extendió el mensaje

y nos concedió la Libertad

para escoger

la manzana

del árbol del bien y el mal.

Cuando hablen mal de los abogados,

exacerba tu cautela.

Ponte en guardia.

Estás escuchando la voz del demonio

y los viejos relatos del libro inmemorial

se tornan indubitables

cuando eres capaz de inteligir

los motivos de modulación  satánica

de los lobos feroces

que especulan

el precio de tu fresca y tierna

carne de cordero.

 

 

 

 

De mi reciente libro: CETRERÍAS O CORDERO DE DIOS.

Lu

En el gobierno de la dictadura argentina, que llegó al poder democráticamente, (todo hay que decirlo porque la sociedad fue cómplice y responsable con su silencio) hoy se avanza sobre el Poder Judicial para alcanzar la impunidad  del poder satánico que entrega nuestro sistema republicano con garantías constitucionales y entierra la libertad de los corderos anestesiados.

 

Si pueden colaborar con su firma, difusión o aún económicamente -la pandemia nos dejó pobres y derrotados- , lo agradeceremos mucho.
Mi blog CUADERNOS DE LA DICTADURA en blogspot no llegó a España. Debí hacer un duplicado en WordPress. Lo lamento, lo acabo de cerrar con 165 entradas.
https://www.change.org/p/honorable-c%C3%A1mara-de-diputados-de-la-naci%C3%B3n-la-reforma-judicial-kirchnerista-consagra-la-impunidad-y-el-autoritarismo?recruiter=431833430&recruited_by_id=8ab23670-9040-11e5-bfb3-25c7ff6f00e0

no a la reforma

Convocatoria

vieja friendo huevos velázquez

Vieja friendo huevos de Velázquez me parece una imagen muy apropiada para el poema.
Nuestros versos son alimento para los que luchan por reivindicar la libertad y los derechos de los pueblos.

 

 

Hace un tiempo compartí en esta red un fragmento del poema Convocatoria, que ahora copio completo. Integra mi último libro Cetrerías o Cordero de Dios.

Fue escrito hace varios años sigue tan vigente como en su oportunidad, en el que lo compartí -con leves modificaciones- en alguno de los blogs que hoy ya no están porque fueron cerrados por los servidores.

Convocatoria:

Vamos a verles las caras,

a observarlos, a estudiarlos,

a desgarrar sus lánguidos uniformes

a jirones,

con los dientes,

con las palmas en la mesa.

Vamos a adivinar en sus pupilas

una red de cazadores fatigados,

la lacra del demonio pestilente.

Ahora bautizan nuestra acción de adultos

y es mentira.

¿Medirá igual longitud

el perímetro de la circunferencia

si canjeamos dos radios por π

en lugar de π por diámetro?

Perdón por la aerofagia de escolares.

Al principio, en los tiempos desparejos,

nuestra fe iba sin compañía en los discursos.

Salve Dios que nos inclina a decir

que este aviso  es cordura y no imprudencia.

Estamos convocando a los ejércitos

de hombres y mujeres del futuro.

Si nos roban el cuarenta por ciento

de la leña, haremos fuego

con la rama, la vena y la palabra.

Si nos roban el todo del faltante

seremos el preludio y su efeméride.

El silbido de la mujer definitiva

 

Drawing (4)

 

El silbido de la mujer definitiva

Del libro ACUARIO PLATEADO POR LA LUNA

 

 

Todo desaparecerá

el rumor del tiempo,

la vida humana,

el ingrato olvido.

Todos perderá su metamorfosis,

su color presente.

La muerte será un eslabón

hacia la trocha enorme que aguarda.

Todo terminará pronto

y sin explicaciones.

Solo ella, su dios personal,

la inmanencia de su ser

y su silbido de mujer de agua,

de mujer definitiva,

lo está abrazando

entre las nubes tormentosas

de este abrumado destierro

de aquí abajo.

A %d blogueros les gusta esto: