augures y quiromancia

augures y quiromancia

No dejo de escribir la hipocresía
de viejos onanistas del deporte
más chusco: matar a la consorte
de labios de caimán de la poesía.

Todos saben que en nombre de Lucía
pergeño garabatos como aporte
al Sur, que me provoca desde el Norte,
con augures de tersa melodía.

El pan sabe a reseco en la distancia
y a fuer de persistente lo bendigo
como un ciego auditor de quiromancia.

Mi meta es olvidarme de mi ombligo,
dejar atrás los versos y arrogancia
y cambiar su virtud por mi castigo.

Lu

Un soneto mirando a Argentina desde España, inédito en libro, publicado en las redes hace más de 10 años.
Lo recordé porque mi viaje a la madre patria de los latinoamericanos está próximo.
Faltan menos de dos meses para pisar mi segunda querida tierra.

2 pensamientos en “augures y quiromancia

    • Muchas gracias a ti, Gatopardo. Sabemos que los sonetos están pasados de moda, pero aún así, me parecen un ejercicio obligatorio y fascinante para los poetas. Escribí más de mil quinientos sonetos, cuasi sonetos y sonetillos. No guardo todos porque los fui perdiendo a lo largo de los años. Sobrevivieron 800. De los cuales debe haber más de la mitad malos, prescindibles o probablemente regulares. Si se salvan veinte o treinta sería una afortunada. Igual publicaré unos cientos o. Espero pasar esos versos por el tamiz de los años, para ver si me siguen pareciendo viables. El resto, que lo haga la historia.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.