La miseria de lo falso

Mi próximo libro ya está construido. Estimo que lo publicaré en marzo o abril, antes de viajar a España en mayo del 2022. Será el número 11. Faltan las correcciones, revisiones, elecciones de imprenta, de diseño, de título, en fin… lo más difícil y aburrido. Me divertí en la recopilación de los poemas que fundamenten su arquitectura. No, no estuve escribiendo nuevos: la inminencia de una dictadura me tuvo ocupada en otros asuntos más imperiosos y graves pero menos necesarios que la obra poética.

La miseria de lo falso

-preámbulo improrrogable-

Nuestra Virgen María, la intensidad de ausencias, María de la Tierra, Lucía lucía en ensoñaciones.

(de vez en cuando escuchas aquella voz canta la negra Sosa).

Aquella voz. Esa voz.

Pero esa voz es falsa moneda, moneda falsa.

No existe el artilugio como no existe ella. No existe nuestra infancia, donde dejamos la pobreza estructural rodeada de libros de Tolstoi, María María es un sol, la guerra y la paz, extraña coincidencia la nuestra de readers digest y Anas Kareninas.

Muchas personas hallan corriente y fatal la falsificación de la moneda.

Igual de vulgar e inexorable encontramos la imitación de las vidas sin identidades: El mundo paralelo de los que transitan por su heterónimo.

Y ocurre, de vez en cuando, que nos sentimos vaciados por el espectro. Como si el anónimo personaje quisiera ser nosotros mismos, nuestra palabra perfumando con aire el nuevo día. No los desechos que se asientan en la mente al desdoblarse y vernos desde fuera. Nuestra voz corregida por el foniatra de los pájaros. Una palabra de palabras, que pasa en limpio el borrador de nuestras intenciones, afectos y desperfectos. Una lupa que aumenta el signo. Una signatura como asignatura.

El portento es este, para algunos incautos que subliman y tildan de agradable el estereotipo. Porque cuando uno quiere desgajar (desgarrar, desnudar, desvelar, destripar, descular) el desfiladero, advierte sin ir demasiado lejos de su calle que no hay voz sin eco, ni eco sin arquetipo.

Sonámbulos y desprevenidos vamos pactando tristes rutinas para descubrir falsificaciones en nuestras imágenes oníricas.

¿Y qué se nos presenta con el análisis de tales agostos?

Que teníamos falsos billetes en nuestros bolsillos mágicos y que es hora de irlos devolviendo al legítimo dueño: El portador de los detritus de la confianza ciega.

He aquí la verdadera miseria. Nuestra orfandad en una caja de supermercado. La vergüenza de sentir que no somos creídos por no haber sido creados, por carecer de nombre y apellido. El spleen de Paris, la moneda de oro falsa, por ser un simulacro de pensamientos, más o menos afilados, heridos por el trueno de la esencia perturbadora de nuestro mutismo y nuestra infinita crueldad gremial.

4 pensamientos en “La miseria de lo falso

  1. «Que teníamos falsos billetes en nuestros bolsillos mágicos…» o como diría Carpentier: «Piastra sin rebrinco»

    Saludos, estimada Lucía, y mucha suerte con tu nuevo libro.

    Me gusta

    • Hola, Alexis. El sitio anda muy mal, y los cambios desalentaron mi participación. Cada tanto me doy una vuelta para encontrar a los grandes poestas, como tú, que circulan por estos laberintos.
      No soy fan de Carpentier, aunque claro, lo leo y me deslumbra su magistral uso del lenguaje.

      Le gusta a 1 persona

      • Igual ando, querida, ya ves que borré mi blog, pero de vez en cuando husmeo por acá, a ver si encuentro algo digno, como lo es tu poesía, siempre contestataria y eléctrica. Fuerte abrazo.

        Le gusta a 1 persona

        • Que lindas palabras. En un tiempo donde el facilismo, la manipulación del lenguaje y la falta de educación son señales de un Nuevo Orden para cazar bobos, tu poesía y tal vez la mía, parecen ir contra la marea, porque exigen un mínimo esfuerzo del lector, un conocimiento del idioma, y un gusto por la estética.
          Un abrazo. Felicidades.

          Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.