Nueva Orden Mundial

Podés escuchar aquí el poema  

 

NUEVA ORDEN MUNDIAL

 

El mundo está ardiendo por los cuatro costados.

Se incendia el Amazonas.

Se contaminan los mares.

Pero vos: Quedate en casa.

El virus que te matará ya está en aire, en la gente.

No abraces, infeliz.

Quedate en casa.

Ser bueno es no pensar.

Quedate en casa.

Olvidate del riesgo y de la furia

y aprendé a cocinar la masa madre.

Olvidate del puto norcoreano

que probó 20 bombas  atómicas, sin miedo

y al fin se hace Justicia.

Quedate en casa.

Te están mirando;

controlan tus esfínteres,

tus nervios, tus contactos.

Te están cuidando, ¿no ves?

Están lavando el pecado del afecto.

Quedate en casa, Subnormal.

Yo sé lo que te digo.

Te van a castigar los poderosos.

Quedate ahí, confinado,

porque soy el que manda y quien decide:

Te lo ordeno para que tu vidita de pobre

dure un año más o un año al menos,

comiendo humus de garbanzo en lata,

o fideos bichados, regalados,

comprando alcohol en gel o lavandina,

usando mascarillas protectoras,

que no protegen un carajo,

si están hechas con zoquetes,

con trapitos de tela mal cosidos,

con ridículas insignias,

como un tuareg moderno y alineado

y punto.

Sacate el antifaz de pertenencia.

Nadie quiere escucharte. Oídos sordos.

No van a permitirte que te rías. Tapabocas.

Es molesta la risa del ingenuo.

El ruido intolerable en dictadura.

Quedate en casa, infeliz.

Quedate en casa mientras

ves al colectivo

llevarse tus pocos bienes materiales y tu honra.

Nosotros haremos un motín

como los presos,

para exigirle a Dios que nos libere

del virus, del infarto, el asteroide.

Pero vos, quedate en casa.

Sé obediente.

Tal vez el funcionario oportunista,

intermediario fiel de tu clausura,

reconozca tu hacer quedarse en casa,

tu ilustre difusión de la vergüenza,

tu adulterio caliente y a escondidas

porque es tiempo de Reyes sin Corona,

sin razones, con sangre si hace falta,

de la tuya, infeliz, y de la nuestra.

Vos dale juego al relato por la tele,

fabricado para entretener sonámbulos

y aplicar ley marcial a tu disgusto.

Sentí que sos un héroe en la miseria.

Seguro que en la próxima de Netflix

te harán un homenaje sin nombrarte.

quedate

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 pensamientos en “Nueva Orden Mundial

  1. No me gusta, lo siento. Es insensato. Y refleja desconocimiento de la forma en que actúa un virus. ¿O somos tan idiotas los científicos que tenemos una cierta formación en dinámica de patógenos? Científicos, digo, no charlatanes.

    Me gusta

    • Solo sabés lo que te dice la prensa del Nuevo Orden Mundial. Te sorprendería saber que la ciencia tiene otro pensamiento.

      Tus fuentes son tan fiables como esta:

      O sea, de un lado y otro puro relato.
      Los número son elocuentes, por otra parte: la mortandad del virus no es mayor que la de otros virus de gripe. La medida fue exorbitante y provocará muertes por estrés, hambre e infartos en personas que ven perder el sacrificio de sus vidas, para alimentar a políticos funcionales a la dictadura. En Argentina lo es, y desde Vargas Llosa hasta Bachelet advierten de los peligros de los decretos de emergencia como formas de terminar con el Estado de Derecho.

      Me gusta

        • No sé si sabes lo que pasa en Argentina. Te explico: Hay hashtags populares que dicen: Quedate en casa, pelotudo. Quedate en casa, animal, Quedate en casa, carajo.
          Ahora no tantos porque después de mucha prédica están dándose cuenta de que esta campaña fue para llevar a mi país al comunismo castrochavista.
          No te juzgo como un ignorante, y me asombra que pienses eso. Todos somos aprendices y siempre hay zonas grises que no dominamos. La prensa sionista es hegemónica, y hubo -antes de este virus- campañas mundiales para denunciar abusos y acosos de 30 o 40 años atrás o para hacer marchas de Me Too y de reclamos en las que las consignas eran exactamente iguales, en todos los países al mismo tiempo. Si me dices que eso no estuvo digitado por la prensa supuestamente progresista, no lo creo. Porque al menos te enteras de que el mundo está interconectado y globalizado, por los mismos poderosos de derecha o de izquierda. Es solo cuestión de alinearse. Me cuesta mucho caminar por el fino alambre que une estos dos paradigmas tan opuestos en cuanto a cordura y sensatez.
          Saludos.

          Me gusta

Los comentarios están cerrados.