Archivo | febrero 2017

¡Qué tristeza! ¡Qué tristura!

Podrás escuchar el poema en este enlace.

Presentación del libro Venas al Menudeo en Libertad 8, Madrid.

¡Qué tristeza! ¡Qué tristura!

Escuchá aquí el poema: ¡Qué tristeza! ¡Qué tristura!

¡QUÉ TRISTEZA! ¡QUÉ TRISTURA!

“le ha dolido el dolor dolorazo”
César Vallejo.

¡Qué tristeza! ¡Qué tristura!
¡Qué tristación, qué tristaje!
¿Qué tristísima tristeza
tristará a mi triste triste?
Tristemente tristeando
mi tristología entristece.
¡Qué tristeza!, ¿qué tristazo
tristarará otra vez, mi tris te triste?

De mi libro: Retablo de duelos, publicado por Editorial Dunken.

(como hago cada día) A ramalazos.

Podrás escuchar el poema aquí

 

 

(como hago cada día)

A ramalazos.

Todos los días encuentro

cosas de mí desagradables

y prometo enmendarlas.

(Tengo 60 años y eso nunca sucede)

Hay gente que sufre pesadillas

y las quiere olvidar

o recordar,

según su médico o psicólogo de turno.

Mis pesadillas son reales.

Las padezco.

Inesperadas se filtran obsesivas.

De tan feas me abruman

porque pienso

que ya las descubrieron hace tiempo

quienes viven conmigo: mis fantasmas.

No haré una mención escatológica,

ni orden de prelación a ramalazos.

Dice la RAE:

(pocos textos tan bellos como los diccionarios):

Ramalazo:

Adversidad que sobrecoge y sorprende,

dimanada,  (oh, dimanada)

por lo común,

de una culpa de la que no se sospechaba,

o por causa de alguien.

Mi karma está confeso.

Si me cruzas por ahí,

en cualquier sitio

y no resistes reírteme en la cara,

te ruego discreción

y si puedes, finge disimulo.

georgia-okeaffe-registrada

Basado en la obra registrada de GEORGIA O´KEAFFE.

Los oscuros peones del rey

 

—————————-

LOS OSCUROS PEONES DEL REY

Estoy harto de holocaustos de carneros
y de la grasa de animales cebados
no quiero más sangre
de toros, corderos y chivos.

Primera visión de Isaías.

Oráculos

LOS OSCUROS PEONES DEL REY.

I-

Cuando

desampara el deseo a los peones,

la cuerda que tensa la guitarra del Rey

se rasga

y enmohece la lírica del sordo y compañía,

cuando

se alzan en ejércitos de furia,

perdiendo los papeles en el toque de diana,

cuando el pozo de lobos de la guerra

simula un bache do esconder carneros,

y el magreb y la aurora se confunden

en un horizonte nebuloso

en sombras,

llegan los tiempos del oráculo:

vencerán

los oscuros,

aquellos que ni rastro dejan en la arena,

los tímidos,

los hombres y mujeres de su Alteza y Señoría;

esa peonada jornalera,

harta de holocaustos

nutridos de la humana piel

de los pequeños hermanos,

renegará del Pentágono y sus órbitas terrestres,

y les dará venganza por mano propia.

Construyamos juntos el pesebre

en el Rayo Azul de sus embustes y caprichos.

Lu

Comparto aquí uno de mis primeros poemas.  Ha sido profético en muchos sentidos.

Dice el poeta Luis Ángel Marín Ibáñez en su poema Génesis.

“Los oráculos dejaron de existir
solo quedan los poetas.
La palabra se ha hecho dios
y sobre la página
hay una lucha de la Vida con la Muerte-“anciana

Una foto extraordinaria que encontré en la red. Sé que es de un gran artista pero no tomé su nombre. Si alguien lo sabe, que me diga de quién es.
Gracias a Leo R. (Leonardo Riccieri) del blog  Letras del alma  por decirme quien es la autora de esta tremenda fotografía: Lola Cantos. 

La alondra

La alondra

Una canción que llegó desde lejos, a exaltar el azoramiento del hombre de plata:

Quiero ser una alondra
parida el día del arco iris,
yacer sobre un tigre
en la cuántica ciudad ahogada.

Demando la locura que instala
tu bífido surco añoso
súbitamente adulador,
en la raza de hombres imposibles,
y codicio
anclar sobre tu sombra descubierta,
desnuda de bitácoras.

Quiero ser, ya ves,
turquesa e inviolable,
mientras rizo tu boca con magnolias;
volver envuelta en música
y callando;
pronunciada o silente evocadora
de recuerdos vacíos de matices,
en cruces embriagadas.

Descanse mi garganta que taladra
los pasos de tu piel,
manto de espliego.
Calle la ciénaga.

Ya no oiré el murmullo de lechuzas.
Hoy caigo en la mitad de una pendiente,
fulminada de ardor,
suplementaria.

la-alondra
Ilustración  (con una fotografía de Piercy Shelley).
Lu
Ayer publiqué uno de los poemas de mi libro Acuario Plateado por la Luna  “Teoría de la lluvia” (puede hallarse completo en la red).
Hoy comparto este otro, que tuvo hermoso comentario de uno de los editores más importantes de España.

Teoría de la lluvia

Teoría de la lluvia

                                                                                     a Joaquín Gianuzzi

                                                                                            No me quites tus alas de crisálida.

Tu ala es carpintero
que horada la madera virgen,
cataplasma que alivia dolores,
tabla de multiplicar
los panes y los peces
en un pequeño cofre
de ilusiones.Tus alas son paraguas.
Teoría de la lluvia
con que me protejo
de los malos tiempos.Tus alas son dos espejuelos,
tizones aprisionados;
desde ellos miro al mundo
y lo comprendo;
descubro luz, sonidos y colores
en su mágica garganta.

Tus alas siembran cada noche
semillas en el cielo,
estrellas desnudas,
postales de amor ingenuo.
Son el ojo de la cerradura incomparable
que abre al misterio su puerta
y me llevan a la luna,
dama nívea de fragosa risa,
satélite de mi felicidad

definitiva, concreta y vehemente,
cuando las presiento como si fuera
la primera vez.
 Publicado en el libro Acuario Plateado por la Luna (2005)

sara

Tráfico de influencias

Tráfico de influencias.

 

 

 

 

Le pedí  a Duncan que le dijera a Marlon, que cuando viese a  Susy le recordara a Laura, que  le mande decir a Diego, de mi parte, si fuera tan amable de hacerle saber a Peter que cuando se encuentre con Karina le comente  a su  hermano Gus, que es íntimo amigo tuyo, que te amo y estoy dispuesta a casarme contigo cuando quieras.

Si este humilde tráfico de influencias no funcionara tan aceitadamente como deseo y por una de esas casualidades de la vida no llegara mi mensaje a tiempo, iré la próxima semana a tocar timbre a la puerta de tu casa con la excusa de estar buscando a Yolanda, tu madre, para que apure a Duncan con el objeto de que no retrase mi encomienda porque no soporto la espera de tu respuesta ni un minuto más.

Aquí podrás escuchar el relato

(recién salido del horno)

(pido disculpas por la mala calidad de la lectura, ya que hago estas grabaciones -como siempre. de manera precaria en un teléfono móvil)

carta

Aunque no leas

 

Aunque no leas

Te escribo aunque no leas estas líneas

porque debo decirte algunas cosas.

El tiempo no alcanzó para reproches

muy justos de tu parte.

Fui  ingrata,

un pato del montón,

tal vez, un poco infiel de pensamiento,

una egoísta.

Pero,

quiero contarte y que lo sepas:

Hoy regué las macetas del balcón,

acomodé la ropa al volver de la oficina

y saqué la bolsita de basura

en donde tiré, por costumbre,

el papel que cuelgo con imanes,

que reza como un mantra:

“Al fin, volviste”,

seguido por el nombre que te puse

en la intimidad de nuestro dormitorio.

Mañana, volveré a pegar otro en la heladera,

por si llegás  antes que yo.

Querido mío,

no he cambiado las llaves de la entrada.

Date prisa, por Dios,

y que así sea.

Lu

Recreación a partir de dos  obras  excelentes de:

Margarita Sikorskaia –

Úrsula Tekieli.

 

 

recreación.png

 

 

 

Podrás escuchar en este link el poema.

 

Soneto con atribuciones.

 

Soneto atribuido a Hugh Laurie

Van juntos sin tomarse de la mano
gozando del secreto convenido:
El que solo se ríe, dice el Nano
percibe el avatar y el alarido

de un mundo que se esfuerza en liberarse
rompiendo las barreras del sonido. 
Apremian estos tiempos para amarse
con excéntricos vientos escogidos.

Las reinas se avergüenzan del legado
y tiran sus coronas empedradas
al fondo del Leteo de los sabios.

Esclavos del amor queman los labios
de los fieros tiranos que en manadas
colgaron su impudicia en el mercado.

Lulaurie
No puedo acordarme por qué a este soneto lo guardé como “atribuido a Hugh Laurie” sin perjuicio de que me encanta su personaje de Dr. House y que es un hombre muy guapo.

Tampoco creo que sea cierta la cita en itálica que hago de Serrat, por lo que debería reescribir ese verso que menciona al Nano para rescatar el resto del olvido.Vagamente me parece que lo hice así por unos versos sobre el amor que Sabina atribuye a García Márquez y que por supuesto el colombiano-mexicano-cubano-norteamericano jamás escribió.  En ese año Serrat y Sabina andaban juntos en la segunda gira si mal no recuerdo.

Gracias.

Hoy mismo (un poema demasiado largo)

 

Hoy mismo.

En el día tercero de la semana cuarta,

el onceno mes del año dos mil trece D.C.,

17 horas después de la medianoche,

la Real  Academia Española

anuncia en su Twitter, que ha ganado

el Premio Cervantes la señora:

Elena Poniatowska.

Claro que no agrega, como informa Wikipedia

y  reconoce la autora en entrevista con  Cala

(CNN en español, para que aprendan los siervos

quien manda y quien obedece),

que la oculta identidad de la mexicana,

cortesana de sus Reyes y eminencias es:

Hélène Elizabeth Louise Amélie Paula Dolores Poniatowska Amor,

hija del príncipe Jean Joseph Evremond Sperry Poniatowski,

descendiente de la familia del rey Estanislao II Poniatowski de Polonia—

y de María de los Dolores (Paula) Amor de Yturbe.

Hoy mismo,

después de saber que un país al que amo con locura,

que me diera la lengua de mi afiebrada infancia,

un país

tan obsecuente y masónico,

tan reverencial  a la alcurnia,

tan mediocre en su intelectualidad aburguesada,

con pretensión republicana,

pero colonialista,  al fin y al cabo,

un magnífico país de paisajes soñados,

discriminante y terco,

con dogmas insensatos,

repleto de personas buenas

altivas aunque nobles,

un país primordial,

enamorado de Argentina,

un país

que es más nuestro que el dulce de leche,

un país

al que llamamos Madre Patria,

y que nos duele ver  arrodillado a otra monarquía

cuya reina se cree la Reina Isabel,

y es la Jefa de su Iglesia,

mientras su ardiente hijo quiere ser el tampón de su amada,

demostrando su lado más erótico,

de fe pasional  y romanticona,

el príncipe que ansía abdicar de variables y derivadas

para vivir en armoniosa compañía

con su eterna Camila,

sus hijos que son hijos de Diana,

la cazadora,

y  sus hermosos nietos,

montando animales  pura sangre,

en un grupito de  islas rodeadas de continentes

con clases sociales conspicuas y tiránicas

como castas hindúes dominantes;

hoy mismo,

como les decía,

merced a esa feliz casualidad de la vida,

descubrí que la libertad

no es potencia de pobres amañados,

ni de cultos con silla numerada

en las aristocracias plebeyas.

La libertad se llama: No me importa.

Leeré lo que me gusta.

Haré lo que me plazca.

Escribiré a mi modo.

La libertad se estira con la risa

que señala a los tontos del sistema

con orejas de burro

en las escuelas.

La libertad no calla ni murmura.

Se da el lujo de ser privilegiada,

de pertenecer a una estirpe de Cruz Roja,

con blasón de paz en los corazones;

y entiende bien por qué adulaba a Elenita

tanto necio que impone su criterio,

para bien de los consumidores

y beneficio rentable de sus negocios empresariales.

Hoy mismo,

está a la vista,

he renacido con palabras.

El mundo se refleja en mi ventana.

Las nubes blancas se agitan revolucionarias,

como si estuviera a punto de llover

y, sin embargo, sale el sol con nuevos bríos,

para tostar la piel de los enemigos de Palacio.

¿Los Borbones me adoran?

Merci beaucoup.

Los rabinos apuestan  a mi favor y en contra,

festejando cualquiera sea el resultado de la taba.

El Vaticano tiembla.

Las sectas y las logias están sudando tinta

en legajos amortizados y expedientes secretos.

Francisco es argentino y peronista.

O lo que es igual de opuesto por el vértice:

La máquina de Dios desacelera.

Quien quiera podrá ser, hoy mismo,

dueño del Futuro en el Pasado.

lavandera

 

 

 

 

 

              Lavandera 

(lamento haber perdido el nombre del autor de esta obra, si alguien la conoce que me avise)

 

El asno de Buridán

Oda pindárica de Dalmiro a Moratín
“¡Ay, si cantar pudiera los hijos de los dioses, lira de hombre,y, cual trompa guerrera de altísona armonía,que ambos polos atónitos asombre, resonase la mía,…”

El asno de Buridán.

 

Cuando el credo reniega de Jesús,

y las víctimas del martirologio

se emberrinchan detrás del Holocausto,

una niebla hiperbórea

se archiva en el destino de mis púas

de lastimada cítara que suena.

El azar es el alma del poema

recita un Unamuno trascendente.

Paradoja casual dicen los locos

amantes de absurdo,

nacidos del ab zurdo ab intestato.

Encuentro simetría en las desgracias

del que tiene que optar ante la duda,

¿menos malo será lo menos bueno

o al contrario, la confusión

nos llevará al peor de los senderos

del asno de Buridán?

Cerveza de verracos, floja y tibia.

Espectadores sementales

de un hórrido y tenaz

pacer de mieses vagarosas.

En busca de la zanja del desagüe

nos viene una tristeza subrepticia;

infinitesimal tragedia bufa.

Al calor del valor de la elección

la orquesta me devuelve ruido o ecos.

No encuentro la palabra aproximada,

el terco talismán, las nervaduras.

La gente que no fue, no será nunca

del cielo que adolece en las ventanas.

El asno es menos burro cuando canta,

el asno es una filfa, una engañifa,

se atreve a sofocar la inconsistencia,

quimérica noticia disfrazada

de crédulo pudor,

de curvas rectas

que cierran en un círculo cerrado.

Justifíqueme Dios de la ataraxia,

de no saber mentir las elecciones,

de jugarme la boca en cada frase,

si es que fuera pecado de soberbia

amar y equivocarse.

Mi mochila está ajada, manoseada,

raída por el caldo de cultivo

de un aforo que vive de un linaje

de hermeneutas de élite,

en minorías

selectas, pestilentes,

rectoras de moral de imperativos

del deber sojuzgado por la farsa.

Me muevo por lo mudo incomprendida:

a tientas, en lo oscuro, fatalmente.

Me lío con Discépolos, gorriones,

con vándalos, pamplinas, antifaces,

con pasiones de tábano pesado

boqueando algunos versos sin remedio.

                                    La espera de Miguel Ruibal. 

Puede verse el link de fuente marcando AQUÍ.